Agencia de Marketing Online en Barcelona

Cuñalty Manager, ¿qué ocurre cuando tus redes sociales las gestiona el cuñado?

La figura del Cuñalty Manager surge de la siguiente manera: véase el pequeño/a empresario/a que decide un buen día empezar abrirse camino en Internet para tener presencia en las redes sociales. ¿Quién no quiere aparecer en Internet? Para ello no dispone de un alto presupuesto – incluso es posible que el presupuesto sea nulo, si, 0 – y es cuando se encuentra con esa gran barrera: en ésta vida todo tiene un precio.

¿Qué hace?

Es justo en ese momento cuando la verdad le da en la cara y la realidad le sobrepasa, que le viene a la mente la figura, muchas veces ambigua e inhóspita, del cuñado…esa persona que ves al año las veces que es estrictamente necesario y que incluso en esas ocasiones a veces no se inmuta o manifiesta. Un ser de dudosa procedencia y naturaleza y que da un poco de repelús, si, pero resulta que tu cuñado es informático – o como mínimo muy “apañao” con el ordenador (y a ti se te iluminan los ojos).

¿Cómo actua?

Le llamas y le recuerdas cuánto os reísteis juntos con el chiste que contó tu padre las últimas Navidades – ah, ¿que no estabas? Bueno, yo te llamaba por el ordenador… – y ese, justo ese, es el instante en que la vida de éste pequeño empresario cambia para siempre. Acaba de contratar a un cuñalty manager. Si tiene suerte esa persona le va a salvar la vida, le va a solucionar la existencia y su empresa va a despegar tal que el Apollo 11.

¿Y qué ocurre?

Si no tiene suerte lo que le va a ocurrir a éste pequeño empresario es lo más común en estos casos: el apañao del cuñalty manager le va a realizar un montaje en las redes sociales digno de ver que al pequeño empresario en cuestión quizás le parezca una maravilla de la tecnología pero que en realidad ni va, ni viene ni llega a ninguna parte:

Entre las ofertas del 20% de descuento en relojes durante el mes de mayo – no se había publicado en ninguno de los ¡¿3 perfiles?! de tu empresa ninguna información desde entonces – de repente aparece la foto de la comunión de tu sobrina y todo el mundo está comentando “la jugada” in situ. El cuñalty manager ha etiquetado en la foto hasta a sus primos de Cáceres y por cierto, ya que estaba puesto, también les ha reenviado la nueva oferta por mensaje privado masivo, junto a todos tus clientes. ¡Spam del bueno para todos!

Lo que va a ocurrir entonces es que el poco público que llegue a ver su página va a pensar, como muchos piensan sobre el Apollo 11, que todo es una mentira. Falta de credibilidad, fracaso, tristeza, enfado y además una posible mala reputación por haber dado una mala imagen… A veces vale más conservar un cuñado, aunque te aporte lo mismo que un mueble viejo y plantearse el hacer las cosas bien.

¡No te la juegues!

Si lo que quieres es visibilidad, que la gente te conozca y piensas que en tu caso la mejor manera es a través de las redes sociales un buen consejo es que inviertas algo más de dinero y te procures un community manager profesional. Que además de apañaos somos profesionales.

Los comentarios están cerrados.